10 características de un buen entrenador

    24 de agosto del 2018 / por Beñat Bengoetxea

    Ser un entrenador puede parecer un puesto de trabajo atractivo y que llama la atención a primera vista. Sin embargo, es una de las profesiones más duras y requieren de mucha capacitación.

    Las características de un buen entrenador se asemejan a las de un profesor o profesora. El éxito de los pupilos depende en gran parte del profesional al cargo y, si hay problemas, es el primero a quien se señala con el dedo. En el mundo deportivo, habitualmente, es el entrenador quien recibe la mayoría de las críticas cuando algo no va bien.

    Tanto los aficionados cuando están frente al televisor, como los padres y las madres de los deportistas cuando asisten a un partido, dicen saber más que el entrenador. No es raro ver que los medios de comunicación critiquen la actuación de los entrenadores en el mundo profesional.

    La culpa suele recaer en el entrenador. Si hay malos resultados, si hay problemas en el vestuario, si a alguien no le ha parecido bien una decisión… las críticas son siempre para el técnico. Por contrapartida, cuando las cosas van bien, el técnico se suele llevar gran parte del mérito. Por tanto, el trabajo del entrenador experimenta las dos caras de la moneda, siempre dependiendo de los resultados deportivos del equipo y los deportistas.

     

    TIPOS DE ENTRENADORES

    Aunque existan características comunes, la verdad es que cada entrenador es un mundo. A lo largo de los años, nos hemos encontrado con multitud de entrenadores con diferentes personalidades, estilos de entrenamiento, filosofías y enfoques. Como te decíamos, nos hemos encontrado de todo:

    • Unos entrenadores abogan por la seguridad y posponen los entrenamientos ante la mínima probabilidad de tormenta que se acerque.
    • Otros entrenadores insisten en que los niños permanezcan en el campo aunque esté granizando como nunca.
    • Unos entrenadores tratan a todos sus deportistas por igual dándoles la misma importancia y el mismo tiempo de juego.
    • Otros entrenadores tienen siempre un par de jugadores sentados en el banquillo o sin jugar. Salvo excepción, les niegan a los deportistas la oportunidad de jugar en sus posiciones y donde a ellos realmente les apetece jugar.
    • Unos entrenadores tienen una formación consistente en el deporte que están entrenando y enseñando.
    • Otros entrenadores ni siquiera conocen todas las reglas de la modalidad deportiva en la que compite su equipo.
    • Unos entrenadores conocen la importancia del desarrollo infantil y las diferencias de género.
    • Otros entrenadores actúan desde una perspectiva de entrenador frustrado y reflejan en ellos el afán de competir y ganar a cualquier costa.

     

    Sin tener grandes conocimientos al respecto, creo que ya te puedes hacer la idea de cuál es el buen entrenador y cuál el mal entrenador. Al igual que hay diferentes tipos de entrenadores, también hay diferentes tipos de deportistas en un club. En este post te contamos cómo un entrenador debe enfrentarse a un deportista de alto rendimiento.

    Partiendo de la base que has sabido identificar los atributos que debería tener un entrenador adecuado para tu club, vamos a enumerar las 10 que un buen entrenador debería tener:

     

    CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN ENTRENADOR

    1.- Es sociable, tiene empatía y tiene buenas habilidades de comunicación. Transmite seguridad, a la vez que entiende a los niños y niñas, consiguiendo su confianza.

     

    2.- Atiende, modela y exige un comportamiento respetuoso, imparcialidad y buen espíritu deportivo.


    3.- Establece expectativas realistas y apropiadas para la edad de los niños y niñas.


    4.- Es paciente, mantiene la tranquilidad y nunca pierde la calma.


    5.- No se entromete innecesariamente en el proceso de aprendizaje durante las prácticas y los juegos, sabe cuándo enseñar, enfatiza lo positivo, hace que los entrenamientos sean divertidos y trata de enseñar que en el deporte es más importante divertirse que el hecho de ganar.


    6.- Entiende las diferencias de género, pero evita reforzar los estereotipos de género basados ​​en la cultura.

     

    7.- Ajusta su estilo de entrenamiento para adaptarse a cada deportista. Gracias a su experiencia, el entrenador o entrenadora llega a conocer a sus jugadores uno a uno y es sensible a sus necesidades en los deportes y en sus vidas personales. Motiva a cada jugador a hacerlo lo mejor que pueda y le ayuda a aprender nuevas habilidades.

     

    8.- Busca oportunidades de trabajo en equipo. Ayuda a sus jugadores a unirse como un equipo efectivo y en cohesión. Por ejemplo, organizando fiestas en equipo, yendo juntos a otro tipo de eventos, haciendo viajes juntos, etc. Son las pequeñas cosas las que aportan gran valor y consiguen reunir a un equipo.


    9.- Sabe y domina temas relacionados con la salud, la seguridad y el desarrollo de los jugadores. Para ello, tiene nociones sobre desarrollo infantil. También es interesante que sepa sobre primeros auxilios y tratamiento de lesiones.


    10.- Insiste en el comportamiento adecuado de los padres. Es muy importante que el primer ejemplo de conducta de los niños y niñas sean sus progenitores. No hay lugar para comportamientos agresivos ni padres que fuercen a sus hijos e hijas a conseguir ciertos resultados deportivos.

     

    Y tú, ¿qué clase de entrenador eres? Suscríbete a nuestra newsletter si quieres conocer información 100% enfocada a directores, entrenadores y coordinadores de clubes deportivos.

     

    Tags: Gestión Deportiva

    Beñat Bengoetxea

    Escrito por Beñat Bengoetxea

    Vinculado al deporte desde pequeñito. Triatleta y amante de la organización. Con el objetivo de impulsar la transformación digital en el sector deportivo.